UNA BODA EN UN PALACIO SEÑORIAL DE BARCELONA

Katie y Oriol se conocieron en Houston, Texas, en el año 2012.

Él, natural de Barcelona, se había trasladado a esta ciudad tras varios años en Nueva York. Ella, original de Dallas, se había mudado a Houston apenas un año antes.

El destino hizo que se conociesen allí. Ellos, ambos apasionados de los viajes, decidieron que una de sus primeras aventuras juntos fuese Barcelona, la ciudad natal de Oriol. Desde ese momento, y a lo largo de posteriores viajes, supieron que sería allí, cuando llegase el momento, donde celebrarían su boda.

Tiempo después llegó ese gran día y el lugar escogido fue un palacio señorial del siglo XVII fruto de la reforma de un edificio gótico anterior, del cual quedan aún algunos elementos como la capilla del siglo XV, con bóveda estrellada, y relieves de ángeles músicos rodeando la clave, donde hay una epifanía. La fachada sigue la línea del gótico catalán, muy sencilla.

Entre sus tesoros se pueden encontrar el patio barroco, donde se celebró la íntima ceremonia y el posterior banquete, y su escalinata con columnas salomónicas que sostienen los arcos rampantes. La escalinata tiene un friso que representa el mitológico rapto de Europa y el carro de Neptuno.

Katie y Oriol querían que su boda reuniese sólo a las personas más allegadas. Que fuese una celebración íntimo, sencilla y familiar, pero llena de detalles y muy cuidada.

Katie, profesional y apasionada del diseño, se encargó en primera persona de idear todo el evento, detalle a detalle, para asegurarse que todo lucía según lo previsto. Un total de 45 invitados llegados de diferentes partes del mundo que disfrutaron de una inolvidable y exclusiva velada en una maravillosa tarde-noche de verano en Barcelona.

Peluquería: 

Teresa Snowball  

Catering: Airolo Catering  

Flores: Ros Barcelona

Pastel: Soraya Sweetmama

Planner: Madera & Chocolate

Novio: Señor Barcelona

Lugar de celebración: Palau Dalmases